Acción Educar publica sus propuestas para un sistema de educación superior

24 de Noviembre, 2016
portada
Email this to someoneTweet about this on Twitter

Con la misión de seguir contribuyendo al debate público y con el compromiso de contar con un sistema de calidad que mantenga y respete sus características esenciales, la fundación publicó este jueves un escrito donde expone su planteamiento. 

“Propuestas para un Sistema de Educación Superior” es el nombre del documento que redactó Acción Educar y en el cual plasma su mirada de cuáles deben ser los principios que sustenten el sistema de educación, las críticas al proyecto de ley presentado por el gobierno y una serie de iniciativas que van en la línea de mejorar el actual sistema chileno.

A juicio de la fundación, la reforma -que tiene una clara voluntad de refundar el sistema vigente- transfiere poder desde los ciudadanos, estudiantes e instituciones hacia el Estado; conlleva una política de financiamiento regresiva y extremadamente cara, la gratuidad; rediseña de forma equívoca el sistema de acreditación reemplazándolo por uno menos independiente de la voluntad política y orientado a la estandarización; entre otros aspectos.

Es por esto que Acción Educar formuló una serie de propuestas para un sistema al servicio del país que se enmarcan en las áreas que se exponen a continuación.

Fisonomía del sistema

El sistema de educación se compone por universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica; las cuales podrán organizarse jurídicamente de la forma que más se adecúe a su proyecto educativo.

Institucionalidad para la calidad y la investigación

Se propone la creación de un Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnológica que tendrá como objetivo mantener una relación de colaboración directa con las instituciones; ejecutar y administrar las políticas de financiamiento institucional, estudiantil y de investigación; entre otras funciones.

Respecto a la calidad, se establece un nuevo sistema de aseguramiento de calidad basado en un proceso de licenciamiento, para aquellas instituciones que se incorporen, y un sistema de acreditación obligatorio, periódico y diferenciado por tipo de institución: universidades complejas, universidades docentes, institutos profesionales y centros de formación técnica. Además, la acreditación tendrá tres resultados: no acreditado, acreditado y condicional. Cabe destacar que aquellas que no estén acreditadas no podrán recibir fondos públicos de ningún tipo y serán objeto de una auditoría y fiscalización por parte de la Superintendencia.

Financiamiento para el desarrollo del sistema

En el caso del financiamiento institucional, se plantean fondos directamente entregados a las universidades estatales y privadas, y a institutos profesionales y centros de formación técnica. Éstos estarán divididos en las siguientes categorías: fondos directos entregados en base al desempeño, fondos concursables, y un fondo para la misión y función histórica de la Universidad de Chile.

Mientras que para el financiamiento estudiantil se propone una beca de arancel, un crédito estatal subsidiado, una beca de mantención y un mecanismo que permita a los estudiantes más vulnerables acceder de forma gratuidad a la educación superior, siempre y cuando la institución quiere someterse a este régimen. Además, contempla un sistema sustentable de créditos estudiantil, en el cual no existe la intermediación de la banca.

Marco regulatorio

Según se describe en el documento, las reglas vigentes respecto de cómo organizar las instituciones no debieran modificarse. Es decir, las universidades deberán ser sin fines de lucro, mientras que los institutos profesionales y centros de formación técnica podrán optar.

Fomento de la investigación universitaria

Actualmente se destina el 0,38% del PIB a investigación, el documento propone que esta cifra pase en el mediano plazo a un 1% y al 2025 se ubique en el 2%.

Sistema de admisión

En este punto se plantea que el diseño, administración y actualización del sistema de admisión no deberían depender del CRUCh. Se sugiere un diseño mixto, que permita la coexistencia de criterios internos de todas las instituciones y un instrumento común que facilite la sección. Además, para hacer más equitativo el acceso a la educación, la propuesta implica incorporar instrumentos de carácter complementario.

Descarga aquí el documento completo.

 

MÁS NOTICIAS