Carta al director en El Mercurio: Apuro impropio

22 de Febrero, 2018

Email this to someoneTweet about this on Twitter

Por Daniel Rodríguez, investigador de Acción Educar.

Hemos visto por los medios que el Gobierno ha estado insistiendo en la necesidad de promulgar la Ley de Educación Superior antes del 11 de marzo. Para ello, se necesita que el Tribunal Constitucional apure su usual revisión preventiva para una de las iniciativas más importantes en esta materia aprobadas en los últimos años.

Cualquier forma de presión externa para que el TC se pronuncie es impropia y afecta fuertemente la seriedad que se debiera esperar para proyectos tan emblemáticos como este. Los últimos trámites legislativos del proyecto se caracterizaron por sesiones maratónicas, en las que la posibilidad de una discusión analítica y profunda entre los parlamentarios se vio fuertemente mermada por el apuro de sacar una ley en dos semanas.

El Gobierno tuvo las mayorías parlamentarias necesarias y la capacidad de fijar las urgencias legislativas. Fue en gran parte su responsabilidad el llegar a esta situación de estrechez en los tiempos. Se entiende que políticamente la actual administración quiera promulgar el proyecto, pero no se puede traspasar al TC la responsabilidad de hacerlo. El TC es un organismo independiente y debe no solo operar como tal, sino también contar con los tiempos que requiere una entidad que está mandatada por la propia Constitución para asegurarse que esta sea respetada.

 

Leer carta en El Mercurio.

MÁS NOTICIAS