El Sur: Biobío está dentro de las tres regiones del país con mayor acreditación de pregrado

24 de Diciembre, 2017

Email this to someoneTweet about this on Twitter

De las 36 instituciones con presencia en el Biobío, 24 están acreditadas. Hace una década solo 19 de 37 planteles locales tenían certificación. Autoridades valoraron cultura de calidad en la zona.

Por F. Cuevas

Este martes los 36 mil postulantes de la Región del Biobío a la Educación Superior que se inscribieron para rendir la Prueba de Selección Universitaria (PSU) conocerán los resultados del examen que dieron hace poco menos de un mes.

Previo al proceso de postulación -que se inicia el martes 26 y dura hasta el sábado 30- las familias analizan la oferta académica, donde no sólo el monto del arancel es relevante, sino también la calidad de la institución y sus años de acreditación.

Según el Barómetro del Aseguramiento de la Calidad de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), la Región del Biobío es una de las más contundentes y variadas, tanto por su diversidad en carreras como por los estándares de calidad presentes.

El estudio da cuenta de que la zona cuenta con 36 instituciones de educación superior -15 universidades, 14 institutos profesionales y 7 centros de formación técnica- quienes forman a más de 153 mil alumnos.

Según el informe, además de ser la segunda región con más matrícula, Biobío es la tercera a nivel nacional con el mayor porcentaje de esta matrícula acreditada (71%), en relación a los 24 planteles certificados por la CNA. Sólo es superada por las regiones de Arica y Los Ríos, creadas en la última década y que solo cuentan con 10 y 15 instituciones, respectivamente.

Cultura de acreditación

En el momento que la CNA fue creada hace once años, a fines de 2006 para reemplazar a la Comisión Nacional de Acreditación de Pregrado (Cnap), eran 37 las instituciones que impartían carreras profesionales y técnicas.

De estas sólo 19 fueron acreditadas en 2007, fecha en que se homologaron los procesos de acreditación. Actualmente hay mejores cifras, pues once de las 15 universidades presentes en la zona están certificadas y han pasado por dos o tres procesos de reacreditación.

Por esta razón las autoridades valoraron de manera especial el proceso de certificación de calidad que han liderado planteles como la Universidad de Concepción, Bío-Bío o Católica de la Santísima Concepción.

Paula Beale, secretaria ejecutiva de la CNA, señaló que como región “ustedes tienen muchísima oferta de Educación Superior, la cual es muy buena, con instituciones acreditadas por muchos años y de gran prestigio”.

Respecto a la evolución del sistema de acreditación el director ejecutivo de Acción Educar, Raúl Figueroa, explicó que el proceso ha sido asimilado de la forma correcta por los planteles, incorporándolo a su cultura institucional: “A nivel nacional, prácticamente el 90% de la matrícula de educación superior está en instituciones acreditadas. No se trata solo de tener una certificación, sino que a través de estos procesos los planteles incorporan lógicas de mejoramiento de sus procesos. El país ha aprendido de estos mecanismos”.

Falta de certificación

Durante la última década instituciones como la Universidad Regional San Marcos, Arcis o el IP Campvs cerraron sus puertas al cuestionarse su calidad o bien, al disminuir su matrícula, hecho asociado a la falta de acreditación.

Otras, como la Universidad Bolivariana, La República y Pedro de Valdivia, albergan actualmente en promedio dos mil alumnos en la zona, sin certificar su calidad institucional y académica.

Sobre estas instituciones, Paula Beale dijo que “en ellas nadie puede asegurar qué tipo de enseñanza imparten y qué tan preparados estarán sus egresados para el mundo laboral. Incluso hay casos de instituciones acreditadas, donde muchas veces el proceso se puede ir burocratizando y se vuelven especialistas en acreditarse”.

Respecto a lo que ocurre con los planteles que no están acreditados por la CNA, Raúl Figueroa explicó que “es relevante entender que el sistema no debe enfocarse en sancionar a las instituciones. Es posible que algunas no estén en condiciones de mejorar sus estándares, por lo que debiésemos velar para que existan mecanismos que faciliten fusiones o incorporaciones de unas u otras, ya que si no están en condiciones de mejorar, sean otras las que las ayuden, evitando situaciones traumáticas”

Beneficios asociados

Uno de los aspectos que está directamente asociado a la acreditación institucional con que cuenta cada plantel, tiene que ver con los beneficios que entrega el Estado, tanto la gratuidad como el sistema de becas y créditos.

Sergio Camus, seremi de Educación, añadió que “somos una zona con una gran presencia de distintos planteles. Un porcentaje superior al 50% ya se encuentra acreditada, y nosotros le recomendamos a quienes conocerán los resultados que pongan atención a la relación de su carrera de interés con la institución en la que quieran estudiar. La acreditación es clave para temas como acceder a los beneficios estudiantiles”.

Paula Beale de la CNA aclaró que “la acreditación suele ser vinculada con el financiamiento y reconocemos esa realidad, pero subrayamos su condición de garantía pública para los estudiantes y sus familias”.

Ver noticia en El Sur.

MÁS NOTICIAS