Fijación de cupos en educación superior

28 de Julio, 2017

Email this to someoneTweet about this on Twitter

Por Bárbara Manríquez, investigadora de Acción Educar.

Señor Director:

El proyecto de educación superior otorga al Estado la atribución de fijar los cupos en cada carrera e institución. Esto no responde a criterios de calidad, y es cuestionable la capacidad del aparato estatal para definir el número de profesionales necesario en cada área. Así, es evidente que la fijación de cupos responde a las restricciones presupuestarias del fisco: la gratuidad compromete importantes recursos públicos, y para mantener control sobre estos es necesario intervenir la cantidad de estudiantes que ingresan a pregrado.

El gobierno estima que cuando la cobertura de gratuidad sea completa, la cantidad total de estudiantes será idéntica a la matrícula actual. Esto significa que el Estado la estancará deliberadamente de aquí al 2070, en directo perjuicio de los estudiantes más pobres. ¿Por qué? Porque, de acuerdo a la Encuesta Casen, solo 29 de cada 100 estudiantes del 20% más pobre asisten a la educación superior (mientras que en el 20% más rico asisten 59 de cada 100). Así, el sistema aún tiene capacidad de crecimiento, sobre todo entre los estudiantes más vulnerables. Limitar las vacantes, por ende, los afectará negativamente.

El gobierno ha concentrado sus esfuerzos en la educación superior descuidando la educación inicial y escolar, origen de las brechas. Por ende, no hay motivos para pensar que la composición socioeconómica de la matrícula de pregrado vaya a cambiar: la población más rica seguirá asistiendo en masa a la educación superior (de forma gratuita, además), mientras que los más pobres serán víctimas de la fijación de cupos y el estancamiento de la matrícula, perpetuando y profundizando así la desigualdad de oportunidades, como consecuencia directa de la gratuidad.

 

Ver carta en El Mercurio 

MÁS NOTICIAS